White sands es un inmenso desierto de mas de 700 kilómetros cuadrados formado por dunas de yeso. Las dunas se producen por la erosion de enormes cristales de selenita que se depositan en Alkali Flat, debido a que la zona es una cuenca cerrada sin salida al mar. El calor del desierto evapora el agua y los inexistentes rios no pueden disolver el yeso y arrastrarlo hasta el oceano. El viento hace el resto. La flora y la fauna son absolutamente increible. Las dunas son completamente blancas y los animales han evolucionado para ser del mismo color. El calor horroroso hace que no haya excesiva vida, pero se pueden ver las huellas de todos los animalitos que pueblan la zona por la noche. Y con suerte puedes encontrar alguna tarantula, aprovechando que esta es su epoca de migración.

Aunque el calor sea insoportable, las dunas están heladas y caminar descalzo por ellas, maravilloso. Dejamos las botas en el coche y estuvimos mas de dos horas por el desierto, descalzos.