El día 14 de diciembre por la noche abandonamos Santa fe para siempre, en medio de un temporal de nieve absolutamente absurdo. Ya que los americanos no conocen el tren ni los autobuses, la unica manera de llegar desde Santa Fe a Dallas consiste en un avión carisimo, asi que pusimos un anuncio en la universidad de Amarna a ver si algun local iba hacia Texas.

Y en efecto, así conocimos a Ned, un estudiante de cine que va a todas partes (y conduce) con sombrero fedora, y que está estudiando cine porque John Waters le dijo que “había que terminar lo que se empieza”. Como además es insomne, hicimos la primera gran parte del viaje de noche, parando para cenar en un Dennys.

Llegamos a Dallas por la mañana, mucho antes de la hora planeada para recoger el coche. Esta vez tuvimos que pagar el seguro obligatorio que nunca habiamos tenido que pagar en Nuevo Mexico, pero a cambio nos sustituyeron el fiat 500 por un toyota corolla que ¡oh maravilla! tiene conector usb: el dispositivo mas importante que tiene que tener un coche, muy por encima de los airbags y los abs.

amarna y coche

Como ya habiamos dormido un poco en el coche, partimos en direccion oklahoma, primer destino del round trip. no hay absolutamente nada en oklahoma, excepto tornados. Y desde luego uno no puede pasar cerca de oklahoma y no entrar en el estado. Era poco probable que encontraramos un tornado en diciembre, pero de ilusion tambien se vive.

Esa noche dormimos en Wichita Falls, Texas. Famoso por absolutamente nada, ni siquiera tiene unas cascadas. 😛


View Larger Map