Y al fin llegamos a la costa norte de Nueva Zelanda. Como 3 de cada 4 días, había llovido. Y todo estaba verde. Superverde. La camará, por un motivo absurdo, estaba en modo jpg, con lo que las fotos tienen un mínimo de retoque, y el contraste o el vibrance no están entre ellos. Era así de verde de verdad. Como teníamos un poco de tiempo, decidimos coger la carretera de la costa.

_MG_8411

Error. Fail.

La carretera de la costa era una especie de camino de cabras con curvas de spin -12 y desniveles del 20%+3i. Que estuviese asfaltada parecía ser porque algún ingeniero de caminos apostó con otro que era factible hacer una carretera asfaltada mas peligrosa que cruzar un rio en Australia. Y ganó. El paisaje era precioso, y en los milisegundos en los que podías mirar a la costa cuando no había curvas cerradisimas, gigantescos camiones de transporte de troncos de frente o guiris conduciendo las infinitas juicy campers a 0.9c o a 0.2km/h, podías ver unas playas maravillosas, selva a incluso pueblecitos minusculos. Ah no, que es Picton. Ya hemos llegado a la capital del Norte, población 2928 habitantes y bajando.

_MG_8408

_MG_8415