27 de enero del 2014. Verano. Llegamos a Picton (2928 habitantes) y metemos nuestro coche asqueroso en un barco que estaba a la altura del vehiculo. Nos disponemos a cruzar el estrecho de Cook.

_MG_8417

El estrecho de Cook separa las islas Norte y Sur de Nueva Zelanda. Sus aguas están consideradas entre las más impredecibles y peligrosas del mundo. Aunque se llama estrecho de Cook porque se supone que fue este explorador quien primero lo cruzó en 1770, la leyenda maorí dice que Kupe el navegante lo hizo con su canoa persiguiendo a Te Wheke-a-Muturangi, el pulpo gigante, descubriendo de esta manera la Isla Sur.

_MG_8428

Las mareas tienen una diferencia de fase completa entre uno y otro extremo del estrecho, que une el mar de tasmania con el pacifico sur. O sea, que cuando hay marea alta en un lado, hay marea baja en el otro. Las corrientes son brutales, el trayecto es peligroso y la última parte transcurre a través de un laberinto de fiordos.

_MG_8442

En 1888, cuando la goleta Bridle se aproximaba a French Pass, sus tripulantes vieron como un delfín se ponía a saltar alrededor del barco. La tripulación intentó matarle pero la mujer del capitán les convenció de no hacerlo. Sorprendentemente el delfín empezó a nadar delante del barco, guiándolo por la ruta mas segura entre el laberinto de rocas, corrientes y canales. A partir de ese momento y durante 32 años, todo barco que cruzaba el estrecho de Cook se encontraba con este delfín, Pelorus Jack, que guiaba a las embarcaciones a través de la zona.

_MG_8434

Excepto a uno. En 1904, un pasajero del SS Penguin disparó a Pelorus Jack. No alcanzó al animal, pero este dejo de guiar al SS Penguin desde entonces. En 1909 el SS Penguin colisionó con Thoms Rock, el agua entro en las calderas, la explosión partió el barco por la mitad y 75 personas murieron, sobreviviendo 30. Fue el único naufragio en la zona mientras Pelorus Jack estuvo vivo.

_MG_8456