El motel de Mt Carmel era único. Una recepcion llena de fosiles amontonados unos encima de otros, minerales por todas partes, collares indios, geodas enormes. Incluso lo que parecia una cabeza de plesiosaurio con un letrero muy claro de “No se vende”. El suelo del parking delante de la habitación era de hielo, y la familia que tenia el motel-tienda de fosiles tambien tenia a unos metros un restaurante-cafeteria americano con tropecientos tipos de hamburguesas y unas luces de bajo consumo de como 2700 grados que destruian todo intento de fotografía. Larga vida al RAW.

20121225-142918.jpg

Letrero absolutamente sugerente. Imposible no dormir ahi 🙂

Cafeteria de Mt Carmel

Una cafeteria en la que caben los 158 habitantes de Mt Carmel Junction, y sobra espacio.

WTF?

El dueño del motel y la tienda de minerales-fosiles que ademas vive en el piso de arriba, es de paso el cocinero. Su señora parece ser la que regenta la tienda de la cafeteria y atiende, mientras que el hijo se paseaba por la zona con herramientas enormes y ademas reseteaba el router cuando internet no iba.

Amarna feliz con sus aros

La comida fue sencillamente espectacular. No me canso de decir que en USA comer, cenar o alojarse en un hotel, alquilar un coche o comprar comida en el super es MUCHO mas barato que en España. Los aros y las patatas eran de verdad y hechas a mano. La carne de la hamburguesa, increible.

Hamburguesa maravillosa con patatas de verdad

Repuestos y alimentados nos dirigimos a traves del hielo y los menos mil grados a nuestra habitacion. Al día siguiente tocaba ir a Zion. Maravilla que ninguno de los dos se esperaba.