No se actuar. No se disimular. No puedo poner cara de que estoy contento, decir que estoy contento y actuar como si estuviera contento si no lo estoy. Para mi es mentir. Si actúo de una forma antinatural pienso que me estoy escondiendo de algo que pasa. Evitandolo. No enfrentandome a ello.

El golpe fue inesperado. Ilógico. En contra de todo lo aprendido, hablado, acordado. En contra de toda la continuidad. de todos los mensajes, las conversaciones, los acuerdos y lo que se hablaba cada día. En contra de toda la información recibida, de lo que me decia, de como actuaba, de los mails, de los whatsapps, de los planes, del trabajo hecho. Primero esperé. Tenia un papelito de su puño y letra para cuando pasaban esas cosas. Decía que esperara. Que le pasaba a veces. Que estuviera ahi. Pero el golpe fue muy fuerte.

Desestabilizó todo. Todo se volvió borroso. Nada tenia sentido. Durante muchos días todo estaba borroso. Estaba perdido. Ciego. Confuso. Mucho. De verdad. Llevaba mucho tiempo centrado en ella. No en mi. Ayudando a construir. Ahora no tengo claro si a ella o a su personaje. Pero si es lo segundo, me equivoqué. Por dos motivos, porque ni creo en el personaje actual ni debería haber tenido mas fuerza que la chica maravillosa con la que fui a amsterdam esa primera vez.
Me quede solo y perdido. Pregunté donde estaba. Pregunté que pasaba. Intenté reaccionar. No supe.
Pregunté a gente equivocada. A gente que no me entendía. Tomé decisiones equivocadas. Por mi culpa. Por no ser sincero conmigo mismo.

Pero luego aparecieron esas personas especiales. Tiempo después. El 1% tardó en aparecer. Como otras veces. No hubiera servido de nada que aparecieran antes.
Ellos no me dijeron que hacer: escucharon. Tampoco escucharon que opinaba, sino que me preguntaron que sentía, que quería, que pensaba.
Luego me dieron su ayuda. No fue que hacer. No fueron instrucciones. Fue una estrella. Fue un beso. Fue una noche loca. Fue un problema placebo. Una pasión a la que agarrarme. O una mirada y un rato. Un abrazo de 10 minutos. Una canción de lagartija nick. Fue enseñarme cosas que no sabía o decirme cosas que no quería oir. Me dieron la mano y me ayudaron a sobrevolar los problemas. Ninguno me dijo “deja de pensar y distraete”. Ninguno me dijo “olvídate de lo que pasa”. Algunos, los mas valientes, los que me conocen, me dijeron “Mira de frente a lo que ha pasado. Enfréntate. No puedes meterlo en una caja en tu cabeza, cerrarla y olvidarte. En esa caja cabes tu, no al revés.” Y volvieron a desaparecer. No en realidad, porque nunca se habían ido. :*

Y poco a poco volvió el foco. Poco a poco la visión túnel fue desapareciendo. La oscuridad remitió. Y pude ver. Un poquito.
Lo suficiente como para saber que no tenia ni idea de donde estaba. Y en un momento en el que todo dejo de girar a mi alrededor, focalicé.
Y tuve claras dos cosas. Mas claras que nunca en mi vida. Cosas que hace unos años, cuando estaba muy jodido. Cuando volví a madrid, había pensado de forma muy borrosa. Volvió a pasar pero ahora eran transparentes. Solidas.

Primero: a donde quería ir. Con mas fuerza de la que he tenido jamas en mi vida por nada.
Segundo: que lo importante era el camino. No vale para nada llegar si el camino no es el camino bonito. El que te hace sentirte bien y en paz cuando puedes parar y todo deja de dar vueltas. Y que si no llego, pero el camino y el esfuerzo es bonito y positivo habrá merecido la pena.

Y el foco se vuelve a perder a menudo. Y la oscuridad vuelve. Todos los días. Y el dolor insoportable. El vacío. Sigo adelante, pero no dejo de mirar atrás. Atrás hay cosas preciosas.
Duele mucho. Pero no intento ya que se vaya el dolor. Es como intentar parar la marea. Dejo que duela. Podría intentar olvidarme. Podría odiar. Motivos hay. Muchos. O disimular o ponerme una coraza. Pero no me sale. Los corazones rotos se curan. Los corazones protegidos acaban convertidos en piedra. Y Duele. Pero solo duelen las cosas cuando estás vivo.
Porque si no me doliera, si estuviera todo perfectamente, si pusiera una sonrisa de mentira y dijera que todo es maravilloso. Ahí si me preocuparía.