Voy a la autoescuela a por mi carnet provisional, a celebrarlo, probablemente comiendo sushi, y con bastante seguridad, a provocar caos y desconcierto con un Chrysler Voyager del tamaño de un tanque. Creo.