Dentro de 2 horas y 20 minutos salgo del trabajo, y no vuelvo hasta el año que viene (ejem, se supone). Mañana por la mañana Coryus y yo salimos con destino Tenerife, donde nos espera el buen tiempo, buceo sin estres, dar saltos por los montes y ese tipo de cosas.

Pero… oh! El destino, que para variar esta de lo mas gracioso ultimamente, se empeña en poner las cosas complicadas.

Nuestra idea de mar tranquilito, aguas templadas, buen tiempo, subir el Teide y sol se ha convertido en esto:

(por suerte nuestros vuelos son directos porque los de los miniaviones de binter estan cancelandose)

Una profunda borrasca atlántica viene descendiendo en latitud en los últimos días, y se prevé que desde hoy se acerque lo suficiente a Canarias para que su frente frío deje precipitaciones de hasta 60 litros en 12 horas. Podrían registrarse tormentas y no se descarta la caída de nieve en El Teide.

Las ráfagas en la costa superarán los 70 kilómetros por hora, velocidad que en las cumbres de Tenerife y La Palma puede alcanzar los 120 kilómetros por hora.

La Consejería de Educación del Gobierno canario ha suspendido hoy las actividades de tarde en todos los centros educativos no universitarios del archipiélago ante la declaración de alerta por fenómeno meteorológico adverso.

Por su parte, el Cabildo de Tenerife recomienda a los usuarios de las carreteras no acceder al Parque Nacional del Teide debido a la existencia de hielo y nieve en las calzadas. Las condiciones meteorológicas adversas han provocado que las vías resulten potencialmente peligrosas para la circulación rodada, tanto la de vehículos particulares como colectivos. Por ello, sólo sería factible dirigirse a la zona mediante el uso de cadenas. Además, a lo largo de la jornada se prevé que esas mismas condiciones incluso empeoren y se registre una nevada intensa, lo que motivará el cierre total de las vías que conducen al Teide.

La Dirección General de Seguridad y Emergencias recordó ayer una serie de recomendaciones a la población para estas situaciones. En el caso de fuertes precipitaciones y posibles inundaciones, se recomienda mantener la calma y permanecer en casa; atender a las indicaciones de Protección Civil divulgadas en los medios de comunicación; evitar circular en coche y, de ser inevitable, utilizar carreteras principales o autopistas; no cruzar puentes en que el agua rebase por encima; no utilizar el ascensor y desconectar la corriente eléctrica. En el caso de vientos muy intensos, se recomienda cerrar puertas y ventanas; retirar de los balcones y azoteas macetas y otros objetos que puedan caer a la calle; aplazar los desplazamientos por carretera; evitar caminar por jardines o zonas arboladas; alejarse de muros, grúas, andamios, letreros luminosos o vallas publicitarias; circular despacio y con precaución y en el campo, buscar las zonas bajas evitando los valles profundos.

Esta claro que ultimamente todo tiende a ponerse complicado, en el sentido divertido de las cosas. Habra que meter el equipo de montaña en la mochila 🙂 Estoy seguro de que Coryus entiende el encanto de estar perdidos dos dias en la nieve y ese tipo de cosas.