Es por la mañana y estamos en Bitter Springs, parque nacional de (nomeacuerdo). Hemos dormido medianamente bien a pesar de estar acampados entre un campo de termiteros y unos pantanos llenos de material en descomposicion. Pero comparado a lo de ayer en Kakadu, esto es el paraiso.

Kakadu es algo asi como el paraiso de los entomologos pero la pesadilla para cualquier persona a la que no le gusten excesivamente los bichos. Tras conducir medio dia (Kakadu mide aproximadamente como cataluña) decidimos quedarnos al lado de yellow nosecuantos, que es la zona con mas cocodrilos. El campsite era muy bucolico a lo lejos, pero al acercarte a los baños veias docenas de salamandras/salamanquesas comiendose los miles de bichos, escarabajos, bichos palo, mantis, hormigas, arañas y muchisimos mas imposibles de identificar. Ducharse fue una odisea, no solo porque el agua fria salia ardiendo, sino porque los millones de bichos, escarabajos y demas te atacaban constantemente. La humedad era insoportable y el calor, peor. Pero el sitio es espectacular. Antes de llegar a nuestro destino hicimos una pèqueña ruta a un promontorio que se eleva sobre el terreno llano y pantanoso mostrando los kilometros y kilometros de selva que se pierden en el horizonte.

Tras despertarnos con una cacofonia increible de cientos de loros de todos los colores y algun que otro lagarto-iguana, nos dirigimos a la zona de yellow noseque, que estaba totalmente vacia. Unas plataformas de observacion recorrian el swamp a unos centimetros del agua. Por suerte ninguno de los dos dias llovio y no tuvimos que padecer inundaciones, aunque el estado de la carretera daba mucho miedo.

Empeñados en ver cocodrilos, recorrimos las plataformas sin cesar mientras el sol empezaba a levantar. Nada de nada. Hasta que misaki dijo la primera frase celebre del dia: “Lara, tienes un cocodrilo detras tuyo.” Ahi estaba, detras de lara, un chisme de como 2 metros y medio, con pinta de ser muy soido, que se movia por entre las hierbas y juncos haciendo 0 de ruido. Por suerte la plataforma de observacion estaba hecha de rejilla, aunque tampoco inspiraba mucha confianza.

Tras fotografiar levemente al cocodrilo y huir, partimos rumbo al sur, en direccion Nitmiluk. A lo largo del camino, misaki diria otras muchas frases que definen perfectamente el dia que tuvimos.

“Chicos, un dingo viene corriendo hacia nosotros”. Y muchas mas.

Pasamos por Nitmiluk, subimos a lo alto de la garganta de katherine, nos bañamos en el rio e incluso interactuamos con unos aborigenes. El agua del rio estaba ardiendo, pero no habia cocodrilos. Segun unos carteles, ponian trampas para capturarlos y llevarselos a otro sitio. Pobres cocodrilos.

Esa noche durmimos entre un pantano y miles de termiteros, rodeados de wallabies (minicanguros) y cientos de ranas y sapos que se acercaban a curiosear la furgonetida. El sitio ni aparecia en la guia. Esta en Esley National Park o algo asi. Una cantidad de vida espectacular, incluyendo cacatuas negras (las blancas se cuentan por decenas). Llegamos cuando se ponia el sol, y al poco rato se empezaron a oir chillidos y el cielo se lleno de murcielagos gigantes, grandes de verdad. Eran cientos de ellos, que se dirigian todos en la misma direccion.

Hoy hemos conducido sin parar hacia el sur, casi 1000 km.Todo el dia sin parar, turnandonos. La selva ha dado paso a un bosque frondoso, a eucaliptos, a sabana y por ultimo a una especie de llanura de matorral seco. La unica parada ha sido en la estacion de servicio de durrunda o algo asi (la anterior estaba destruida, parecia que habia pasado un ciclon), donde el encantador dueño nos ha puesto las hamburguesas mas grandes que he visto en mi vida (hay fotos). Yo he pedido una chiliburguer y era realmente una chiliburguer. Es lo mas picante que he comido jamas, y una de las mejores hamburguesas. Luego nos ha enseñado sus serpientes y lagartos gigantes que tiene en unos enormes terrarios que dan al exterior. Estaba superfeliz enseñandonos a una piton de cabeza negra que misaki ha podido coger y ha alimentado con pollo a unos geckos de lengua azul absolutamente preciosos. Se le veia supercontento de que alguien se interesara por los animales.

Hemos seguido conduciendo sin parar por el desierto hasta llegar a three ways. Muchisimos ilometros en linea recta hacia el sur.

Menos mal que estamos en la estacion humeda. Llega a ser la seca y no se que habria pasado. El terreno es rojo. Todos los rios estan secos. No se ve un solo animal. No se si el calentamiento global tambien habra afectado a esta zona, pero llegar a los carteles de “floodways”, que indican que puede ser necesario vadear un rio, y verlo todo seco, como si ahi no hubiera llovido jamas, da cosa.

En three ways hemos girado 90 grados hacia el este y 200 km mas alla y ya en plena noche hemos encontrado un pseudo camping donde hemos conseguido refugiarnos de un viento abrasador que parece q va a tirar la campervan. Y aqui me encuentro ahora mismo. El viento es un poco mas fresco y por primera vez en el viaje ha desaparecido la humedad. No hay pueblos desde hace cientos de km, solo estaciones de servicio. Y yo necesito dormir!

En el cuarto de lavar la ropa del sitio este, que probablemente no se usa desde el siglo xix hay una iguana enorme. Voy a ver si consigo sacarle video. Tambien hay un monton de bichos palo. Han desaparecido los escarabajos y las ranas para dar paso a iguanas, polillas y bichos palo. No se nota nada de humedad en el ambiente. Hace muchisimo calor, pero da igual. La humedad de Kakadu era insoportable.


AYer seguimos conduciendo.2416km llevamos ya. El desierto dio paso a un terreno un poco mas accidentado (hasta ahora todo era plano) y a mediodia dejamos el territorio norte para entrar en queensland. Tras ayudar a dos parejas de franceses y vascas a cambiar la rueda a su montero (y a curar algunas heridas que se hicieron en el proceso), seguimos en direccion este. Atravesamos la zona minera de mount isa por la tarde, desistiendo de buscar un sitio para dormir en la zona. Como se hizo de noche, decidimos buscar una pista apartada de la carretera para dormir. La inspiracion llego con el mapa. Una pista se desvia de la carretera hacia las ruinas de Mary Katherine o algo asi. Decidimos que es el sitio idoneo y tras 60 km o asi, encontramos el desvio. Hacer la pista de noche fue un poco complicado, pero rapidamente vimos el cartel que nos informaba que el pueblo fantasma de mary katherine alojo a los trabajadores de la mina de uranio, hasta que dejo de ser rentable en 1984. Tras recorrer unos cuantos km por pistas de tierra e incluso casi tener que vadear un rio que por suerte estaba seco, llegamos a una carretera minuscula pero asfaltada en mitad de la nada. Las montañas y el bosque. Poco mas delante, una especie de parterre, y una rotonda de piedra rustica con un arbol en medio. Las calles del pueblo estaban todavia asfaltadas y en buen estado. Pero de las casas solo quedaban plataformas, algunos suelos enbaldosados, una fuente, un aparcamiento y un monton de arboles cruzados en las carreteras.

Todo esto, a las tantas de la noche, en mitad de australia, y habiendo jugado tanto a resident evil como a silent hill, junto con el aliciente de las minas de uranio, los arboles caidos y los sonidos salvajes conseguian un ambiente un tanto especial. Aun sin saber si los antiguos habitantes se resisitieron a abandonar el pueblo y se refugiaron en las galerias (sufriendo mutaciones de generacion en generacion por culpa del uranio) alimentandose solo de exploradores perdidos, decidimos plantar la campervan en medio del ex-aparcamiento y pasar la noche ahi.

A pesar del horrible calor, se pudo dormir bien. A mitad de la noche me desperte y el cielo era impresionante. La via lactea se veia como nunca se ha visto en las cañadas del teide, sobre todo porque esta en otro hemisferio.

EL problema fue al dia siguiente. Nada mas salir del pueblo, a las 6 y media de la mañana, el sueño hizo que cogieramos un desvio equivocado y nos metieramos en una pista en direccio noroeste. Cualquier con un mapa y dos dedos de frente se daria cuenta de que no hay nada en los siguientes, no se, 500km en esa direccion. Pero en mitad de la pista es dificil. Menos mal que lo accidentado del terreno y la extraña posicion del sol hizo que sacaramos la brujula y nos dieramos cuenta de nuestro error cuando aun habia combustible para volver. COntado asi suena gracioso, pero pasamos un susto muy gordo. Esto no es un 4×4 y a punto estuvo de quedarse en un arenal y en un vado en el que el rio se habia llevado la pista. Tras confundirnos de nuevo y acabar en las propias minas de uranio conseguimos encontrar el camino correcto y salir a la carretera unas cuantas horas despues. De ahi nos dirigimos a cloncurry, el lugar mas caluroso de australia y de los mas calurosos del mundo, cruzandonos con trenes de carretera inmensos que transportan mineral en 4 o 5 remolques exactamente igual que los de los trenes ferroviarios que sirven a este mismo proposito. Desde aqui volveremos a girar 90º y empezaremos a subir de nuevo hacia el norte, dirigiendonos al golfo de carpentaria, donde esperamos llegar entre hoy y mañana.