Mi penultimo dia en este “sitio”.

Dos personas en toda la oficina hasta las 10:30 que ha llegado alguien.
A las 11:40 ha llegado Sylvia, que ha trabajando unas 2 horas y se ha ido a casa.
Andres ni siquiera ha venido a trabajar, diciendo que tenia dolores.
Diana aun no ha llegado, y son las 16.
Javier ha llegado a las 11 y se ha ido a las 15:50, despues de no hacer absolutamente nada. cero en todo el rato.

Yo alucino. Nadie hace nada. No se echa a nadie. No se controla nada. Hay 3 personas que curran por los demas. Fin.

Me gusta mucho la libertad en un trabajo. Pero tambien me gusta hacer las cosas bien. Y si todo el mundo usa la libertad para pasar de todo, acabo haciendo yo la mitad del trabajo.

Acaba de llegar Diana. Con los cascos y gritando, intentando tararear. O mas bien articulando sonidos guturales porque es incapaz de oirse a si misma. Esta totalmente sorda asi que habla exactamente igual que si alguien te grita. Cosa poco agradable en una habitacion con 12 personas programando en silencio. Ahora imaginad que alguien intenta toser arrancandose la garganta, intentando hacer el maximo ruido posible, de desgarramiento. Pues 5 tosidos de esos seguidos. Cada 3 minutos. Desde que entra hasta que se va.

La habitacion a 35 grados. Y NADA de oxigeno. si se me ocurre abrir la ventana, viene alguien y la cierra. La vuelvo a abrir y lo mismo. Directamente sigo que si a alguien le molesta la ventana abierta que lo diga. Nadie responde.

Que ganas tengo de irme de aqui.