Habia olvidado lo que es trabajar con efectividad de comando. Esa sensacion tan dificil de encontrar que consigue que, tras 5 minutos trabajando con alguien, te des cuenta que puedes olvidarte de lo que necesitas porque *alguien lo va a conseguir* y tu solo tienes que conseguir lo que esa otra persona necesita.

La semana pasada se cayo uno de los servidores. La verdad es que el pobre ha aguantado años como un valiente. Nunca deberia haber estado en produccion, la verdad, pero cuando no hay recursos hay que buscarse la vida.

Y estando yo en Tenerife, hubo que organizar un sistema de emergencia para conseguir acceder al cpd, encontrar el fallo y solucionarlo. Solo que el fallo resulto ser una placa muerta, con lo que hubo que llevarse la maquina, conseguir un servidor nuevo, instalarlo y montar todos los servicios, mientras se usaba un servidor secundario para que no se perdiera correo.

Asi que hubo que trabajar en equipo. Y trabajar en equipo con Zero y Mstislav es una pasada. El cuello de botella siempre esta en los demas. De no ser por la insoportable burocracia de ONO para acceder al centro de proceso de datos, se habria solucionado en unas pocas horas en vez de en unas cuantas horas.

Que el servidor lacie, que llevaba mas de 400 dias de uptime, sea feliz en el cielo de los servidores, donde la temperatura nunca es mayor de 24 grados y los operadores son tias buenas. Ahora tenemos una especie de armatoste blindado que ha sido usado en la bolsa o algo por el estilo.

Ah.
Recibi el email.
De las tres variables a considerar, la primera ok, la segunda ok y la tercera esta intentando ser conseguida. Crucemos los dedos 🙂

Y no, no se trata de suerte. Si tengo las tres cosas es que ese camino es el adecuado. Si no las tengo, es que seguir en Tenerife es lo mejor que puedo hacer 🙂