En el trabajo tengo suerte en algunas cosas, mala suerte en otras. Una de las buenas es el sentido del humor de mi jefe. Es acido de verdad.

Quito la información relevante, por supuesto, pero dejo la forma, que es buenisima:

Hay que tener en cuenta que no es un mail a un cliente o a algun conocido, sino a un señor con el que no hay ninguna confianza, responsable de una empresa absolutamente tocha, que no nos hace el caso que deberia.


Estimados Fulano y XXXX:

Nuestro responsable de seguridad, XXXXX, me manda recuerdos vuestros. Según me dice, cenó con vosotros ayer por la noche, en la gala que organiza el XXXX. Fulano, me alegra saber que sigues con buena salud, porque pensaba que una inesperada enfermedad no te permitía leer ni contestar los correos que te hemos mandado Carlos y yo sobre la migración acordada con vosotros. Por favor, cuando puedas nos respondes a los asuntos urgentes que tenemos entre manos.

Por otro lado me ha tocado a empezar a programar en C. Lo unico que echo de menos es poder tocar mas las redes.