Las Anarchy han muerto. Vivan las core.

Me da mucha pena. Es solo un trozo de plastico y tela, pero ha sido como una parte de mi. Todos los dias que he patinado, desde hace años, he llevado estas rodilleras. Las rodilleras que me compraba no me duraban mas de 2 o 3 meses hasta que encontre las Anarchy. Casi indestructibles.

Los cientos, cientos y cientos de golpes, caidas y escalabros que se han llevado las rodilleras, y no mis rodillas.

Si podeis conseguir unas, no lo dudeis ni un segundo. Ojala hicieran asi los coches, los ordenadores, las botas… Pero no se ganaria dinero. Alguien me conto una vez la historia de una marca de botas tan tan tan buena que se arruino. Comprabas un par de botas y te duraban toda la vida. Renta mas vender todos los años. Y para eso necesitas que el producto tenga una vida corta.

Me siento raro con mis core, ahora. Me las pongo y no soy yo. No se si habeis tenido una prenda de vestir favorita que os daba buen rollo, o si sabeis quien es linus y su manta, de Snoopy.

Anarchy

Cada rayita en esa rodillera es algo que he aprendido.

Anarchy

La cordura de los lados se ha muerto del todo. Las tiras ya no hacen presion, y ahora queda suelta. Pero no pienso tirarla ni de broma 🙂