Clientes.

Hoy, una cliente me ha dicho esto. Literalmente. Entre insultos y gritos. “Esto no puede ser! A mi nadie me ha avisado de que si no pago el servicio se da de baja!”